sábado, 16 de abril de 2011

Risotto de champiñones y pollo.

El risotto es un plato de arroz que no entra ni en los arroces secos ni en los caldoso, más bien podría ser incluido en el apartado de arroces cremosos, pero el método de cocción es totalmente distinto.



Para la preparación del risotto deberemos añadir el caldo al arroz gradualmente, de manera que siempre esté jugoso pero nunca inmerso en líquido. Para ello es preciso quedarse junto a la sartén con caldo o agua al lado. Al principio se ha de remover constantemente y conforme se vaya cociendo, con menos frecuencia. El motivo de removerlo es que al final de la cocción quede una consistencias cremosa. Al ser una preparación italiana no debe faltar el queso rallado, el cual deberá ser mezclado al final de la cocción o ser servido en bol aparte para que cada comensal se añada a su gusto. El arroz utilizado en estos casos es el de grano corto o en su defecto el integral.






 
 
Ingredientes:
 
200 g de champiñones.

1 pechuga de pollo troceada a daditos
sal y pimienta
3 dientes de ajo grandes picados
150 ml de vino blanco
1 litro y medio de caldo de pollo hirviendo
100 g de queso rallado parmesano.
1 cebolla grande.
1/2 pimiento rojo.
400 gr de arroz bomba o de grano corto
perejil picado fresco
aceite de oliva
mantequilla
romero




Preparación:
Sofreír el ajo con aceite de oliva y el romero, añadir los champiñones loncheados y saltearlos hasta que estén cocinados y reservar.



Pochar en una cazuela con un poco de aceite de oliva y mantequilla, la cebolla  y el pimiento rojo ; añadir el pollo, salpimentar todo y seguir rehogando hasta que el pollo esté cocinado pero sin dorarlo, añadir el arroz, sofreír un poco en conjunto un minuto, removiendo bien subir el fuego y añadir el vino blanco dejando que reduzca. Baja el fuego y empieza añadiendo un cucharón de caldo, removiendo sin parar el arroz para que se extraiga todo el almidón que contiene y dejando que absorba el cucharón de caldo que le has puesto antes de añadir el siguiente.
Sigue añadiendo más caldo hasta que el arroz esté suave pero aún conserve un ligero crujir. En ello tardará unos 30 minutos. Antes de añadir el último cucharón de caldo, añadir la mitad de las setas que hemos salteado, el perejil picado, y el queso rallado y volver a hervir todo el conjunto, tiene que tener una textura cremosa y muy jugosa, así que si piensas que hace falta añade un poco de más caldo.

 Tápalo y dejalo reposar unos 3 minutos. Pruebalo de nuevo y si es necesario añade un poco más de sal y pimienta.


2 comentarios:

QUIMA dijo...

Que buena pinta tiene este riossotto¡¡¡ HUmmmmm si hasta me llega el olot .
Petons

malubo dijo...

Hola Mere, ese risotto se ve delicioso y la coliflor lo mismo, cuando tenga por fin mi familia en pleno en casa voy a preparar unas cuantas recetas tuyas, ya te contaré.
Un abrazo.