viernes, 28 de enero de 2011

Sopa de Cebolla Gratinada.

La sopa de cebolla gratinada supone un original modo de consumir un plato tan tradicional como es la sopa.

Os dejo con la versión moderna de esta sopa originaria de Francia, hecha con pan seco, caldo de carne y cebollas caramelizadas. La  sopa de cebolla gratinada,  Sencilla, humilde, sabrosa, nutritiva y saludable, espero que os guste tanto como a mí.




Ingredientes:



1 kilo de cebollas.


6 cucharadas de mantequilla.


3 cucharadas de aceite de oliva.


1 cucharada de harina.


½ taza de vino blanco seco.


1 litro de caldo de carne.


12 rebanadas delgadas de pan tipo baguete.


7 cucharadas de queso gruyere.


7 cucharadas de queso parmesano.


Sal.


1 cucharadita de azúcar




Preparación:


Cortamos las cebollas en rodajas.


En una cazuela calentamos la mantequilla con el aceite de oliva.


Agregamos la cebolla y cocinamos hasta que se dore, cuidando que no se queme, unos 15 minutos a fuego medio.


Añadimos la sal, la pimienta y la cucharada de harina, revolvemos y cocinamos hasta disolver la harina.


Agregamos el vino y cocinamos hasta reducir a un cuarto, unos 2 minutos.


Añadimos el caldo de carne, dejamos que hierva y cocinamos unos 10 minutos.


Agregamos el azúcar y , rectificamos el punto de sal y retiramos del fuego.


Precalentamos el horno a 200º C.


Distribuimos la cebolla y el caldo en envases individuales que puedan ir al horno.


Adornamos cada recipiente unas rebanadas del pan tostado. Cubrimos cada rebanada con una cucharada del queso.


Introducimos al horno, gratinamos hasta que se dore la superficie y servimos inmediatamente.



1 comentario:

Toffe dijo...

Lo de añadir azúcar no lo sabía, y es de mis sopas favoritas!!
Lo probaré.
Un besote